domingo, 10 de abril de 2011

Caso Karadigmático

Por estos días, no es fácil quedarse sin opinión frente al tema de los abusos perpetrados por el curita en cuestión, sobre todo cuando a uno lo interpelan y le dicen: ¿después de todo lo ocurrido, sigues siendo católico?

Me ocurrió hace poco en la casa de un amigo, donde su suegra no más verme entrar, me lanza el dardo que me dolió en el alma. Porque resulta que soy católico y  practicante, con mis dudas, mis miserias, mis caídas, pero sin duda sigo siendo católico. Me dieron ganas de contestarle,  siendo ella  muy de izquierda, si después de los crímenes cometidos por la dictadura, si  se le había ocurrido dejar de ser chilena. Pero respetando su edad y estando en casa ajena, no le contesté y dije algún lugar común, como para salir del paso.

Es muy posible, que muchos católicos o bautizados, después de todos estos casos, hayan dejado de serlo, en su derecho están. Pero aún no es mi caso. No conocí  personalmente al personaje, pero nunca me simpatizó, así como nunca me han simpatizado esos movimientos religiosos tan estrictos o que parecen serlo y tanta norma moral estricta.  Me imagino que al interior de la Iglesia tenemos a nuestros propios shiitas o en jerga más cristiana, los fariseos de nuestros días.

Sin embargo, seamos positivos: el tema ha dado para que salgan muchos sentimientos,  afloren muchas opiniones, se expresen los que antes callaban;  la espinilla ha reventado y esperemos que vendrán tiempos de mayor humildad, de mas humanidad de mas misericordia, de mas comprensión de nuestras limitaciones.

Al respecto tres  opiniones, muy iluminadoras, la primera una carta  al director de El Mercurio, de Gastón Soublette, sobre Fe y Razón,  (28/03/2011) que a su vez generó réplicas y contra réplicas,   en el blog respectivo. Después la siempre esperada columna de Cristian Warnken en el mismo diario el 31 de marzo, sobre la Esperanza y por último, una reflexión de Fernando Paulsen,  poco después de haber terminado la histórica entrevista  a  J.  Hamilton en Tolerancia Cero,  donde aprendí el concepto novedoso  para mí, de "dolor limpio y dolor sucio".

James Hamilton

Como a mí me interesa el tema desde la óptica de la Responsabilidad Social Empresarial, una sola acotación:  los líderes de opinión históricos, las instituciones,  las religiones, los Políticos han dejado de ser  los formadores de opinión pública;    los "Paradigmas" han caído. Es la ciudadanía y las redes sociales que se forman y se deshacen y se vuelven a formar, quienes van creando opinión,  su propia opinión y esto en esencia es pura democracia.

 Las personas o las instituciones que no entiendan esta nueva  manera de socializar-se o de relacionar-se, están condenadas a no ser sustentables en el tiempo.

Intentando sacar lecciones de este "caso Karadigmático", me vino a la memoria, un almuerzo hace unos años, a solas con mi papá. Mi mamá se iba a su encuentro de los jueves con sus amigas y me pidió que no fallara ese día para que mi papá no almorzara solo. Tengo treinta años de diferencia de edad con mi papá, él debe haber tenido en ese momento 83.

Fernando Karadima 

Era  noticia en ese momento, algún escándalo parecido al que nos preocupa ahora, no lo recuerdo con precisión, pero de pedofilia se trataba;  al postre, incómodo mi papá me pregunta: ¿cuándo estuviste en el colegio, tuviste alguna  mala experiencia de este tipo?  Me reí, le dije en broma que su pregunta venía con algún retraso, que podría haber sido violado y recién se hubiera enterado, pero también lo tranquilicé y le dije la verdad: no, nunca tuve una mala experiencia, ni conocí a nadie que la hubiera tenido.

 Más allá de la anécdota, ( mi papá murió el año pasado) su pregunta la encontré tierna y al mismo tiempo de una gran ingenuidad. Con él siempre fuimos muy cercanos y siempre estuvo muy presente en los afectos. Después de mi respuesta que lo debe haber relajado, me dijo "es que en mi tiempo las cosas eran distintas, en mi colegio había un  par de mochos medio raros, que manoseaban a medio mundo,  pero uno se confesaba y se extinguía el problema,  ahí quedaba, nadie más lo sabía".

En una sobre mesa, la semana pasada con mis hijos, volví a recordar ese jueves solos los dos con mi papá. A raíz de lo experimentado en el último tiempo,  se produjo un intercambio de opinión sobre el celibato de los curas, la conversación fue buena, abierta, con mucha información, con respeto, no estábamos de acuerdo en todo, pero quedé muy satisfecho de poder intercambiar con ellos ideas,  saber que tienen opinión y que ya no hay temas que son tabús, que se obvian por complicados.

Definitivamente, tenemos que sacar lecciones de estos amargos sucesos. Ninguna autoridad tendrá legitimidad por la ostentación de su cargo , por importante que este sea. En esta nueva Democracia  Ciudadana que empieza a constituirse con fuerza, igual habrá líderes, pero para  que estos ejerzan  un liderazgo sustentable,   el respeto deberá construirse a partir de la coherencia entre vida pública y vida privada.

lunes, 28 de marzo de 2011

La ópera de Sidney y el Pasta e Basta

En mi antigua escuela de Arquitectura de Cerrillos, recuerdo a un profesor de estructuras que cuando llegaba al curso cada martes,   preguntaba  ¿este es el curso donde conté la historia de la ópera de Sidney?  nosotros alumnos inquietos, curiosos, desordenados y un poco flojillos, le decíamos, "¡noooo señor! y ahí nuestro viejo profesor se largaba a contar su historia.  Lo destacable de este cuento es que a la semana siguiente  ocurría lo mismo, la misma pregunta y la misma respuesta y así nos pasábamos buena parte del semestre.

Ópera de Sidney
De estructuras poco aprendí, pero me quedó muy presente la repetida historia y cierto morbo por conocer esta obra maestra de la Arquitectura que fue candidata a convertirse en una de las siete maravillas del mundo moderno.

La historia del profe era muy simple o al menos lo que yo recuerdo de ella,  el día de la inauguración  con todo el mundo expectante,  la Reina Isabel  invitada de honor, una obra que había despertado mucha admiración por lo modernista, por lo revolucionaria de sus formas, su construcción había demorado mas de la cuenta y  su presupuesto original se había multiplicado por varias veces, un edificio emblemático de una ciudad espectacular convertido en  un hito importante en la bahía de Sidney... cuando la Royal Philarmonic Orchestra, empieza a tocar,  nadie escuchaba nada...había un problema de acústica y los acordes  la Quinta sinfonía de Beethoven, se esfumaban en lo alto de sus cúpulas blancas.

Interior de la Ópera de Sidney
El año 1992, tuve la suerte de conocer la famosa Opera de Sidney y me tocó asistir a la puesta en escena de la "Hija del  Regimiento" de Gaetano Donizetti,  se escuchaba clarito, potente,  fue una experiencia vital, llena de recuerdos y de sentimientos y  sensaciones raras, sobre todo porque al empezar el segundo acto me quedé profundamente dormido...no por la acústica, el "jet lag" y el estar en las antípodas me jugaron una mala pasada, ¡cómo se debe haber reído mi antiguo profesor desde el más allá!, puede haber sido una suerte de venganza del engaño efectuado cuando le hacíamos repetir, hasta el cansancio "La historia de la Ópera de Sidney".

¿Que tiene que ver esta anécdota, con el restoran Pasta e Basta? excúsenme, también se trata de una experiencia personal que viví hace algunos días,  comparto con algunos entrañables amigos y amigas, un grupo con el cual cada cierto tiempo nos juntamos a almorzar para practicar ese, a veces  olvidado   oficio, de la amistad.

El verano, las vacaciones diferenciadas en el tiempo, las diferentes agendas,  los cambios laborales de algunos de los miembros,  fueron causantes que este esperado encuentro se había postergado varias veces. Una de las características de este grupo, es no tener  un lugar fijo de encuentro, intentamos innovar y buscar  o  por el estilo de la comida o por el lugar o por la oferta económica,  la elección del lugar.

Esta vez fue sugerido el restoran de la referencia.  Conservando la debida proporción con la Ópera de Sidney, podemos mencionar algunas semejanzas: el lugar es una esquina, clave en el desarrollo del barrio mas pujante del Santiago exitoso de los negocios, El Bosque norte con Isidora Goyenechea.. Es el restoran de la ampliación del hotel Intercontinental.

Los que trabajamos durante mucho tiempo en ese barrio, vimos durante años diferentes proyectos para tan  emblemática esquina. La  ampliación del Hotel, una torre con fachada verde al poniente, se ha convertido en una de las obras que ha marcado la moda y la instalación de muros con enredaderas que los  cubren y le otorgan aislación térmica y acústica.  Contemplan todo un sofisticado sistema de auto regadío y la participación de profesionales paisajistas y botánicos que mantienen el sistema.

Club Tower, Hotel Intercontinental
El restorán es una pirámide de cristal, transparente que articula bien,  cual rótula la esquina de Vitacura con Isidora. Muy a tono con la fachada verde del hotel, parece o trata de imitar un invernadero. Se ha convertido en un hito urbano...como la Ópera de Sidney...conservando la debida y respetuosa proporción...

Llegué algo atrasado a la cita, mis amigos  estaban en el aperitivo, tuve la sensación de estar viviendo un espacio nuevo, entretenido, con mucha actividad, con éxito de público, cosmopolita y criollo a la vez, todos contentos disfrutando de un break, entre la jornada matutina y vespertina.. Los mozos  atentos, buena carta y buen nivel en las terminaciones.

Interesante almorzar  en una gran terraza, pero protegidos por los cristales que  brindan la protección y la  transparencia necesaria para estar conectados con el espacio exterior. Buena la lasagna con relleno de mechada, tal vez un poco abundante.

Éramos seis personas, había pasado mucho tiempo y teníamos mucho tema después de un verano tan lleno de noticias y sucesos. De repente me dí cuenta que la conversación se transformaba en gritos con los decibeles en aumento...y ahí me acordé de la inauguración de la Ópera de Sidney. En algún momento, de esta agitada conversación a gritos decidí, callar y escuchar, el ruido  ambiente subía por los paneles inclinados de cristal y por algún fenómeno que no sé interpretar, las palabras se perdían en esta pirámide..

¡Que fiasco! lo que iba ser un agradable encuentro, se convirtió en un suplicio auditivo, lo mejor de todo fue al salir a la calle, (y no digamos que es una esquina muy tranquila),  descubrir el silencio de la ciudad.  Resultado: almuerzo de casino de empresa a precio de restoran de hotel cinco estrellas.

Todo tiene solución menos la muerte, dicen en el campo. Así como  Jorn Utzon, el arquitecto de la Ópera, lo pasó mal, fue incomprendido, renunció al encargo profesional encomendado para después volver, aquí en nuestro  "Sunhattan", alguien tendrá que evaluar si no mejoran el aspecto, el negocio se les va a ir de las manos, los operadores del Hotel tendrán  que pensar que otra función podrá acoger la pirámide de cristal de esta emblemática esquina, una de las más caras de Santiago, ¿tal vez una piscina y centro de salud?

lunes, 14 de marzo de 2011

Planificación Territorial y borde costero - Ese mar que tranquilo te baña (II)

"No corresponde que el Estado busque precaver que las personas asuman el riesgo, a su propio costo, de reconstruir sus viviendas en el mismo lugar" este es el subtitulo  de la editorial del diario La Tercera del lunes 7 de marzo, a propósito del tema "Expropiación de borde costero en Dichato y Constitución".

El editor amplía el concepto afirmando "no corresponde que la autoridad emplee fondos públicos para impedir que se asuman riesgos, cuya ponderación al cabo constituye una evaluación económica y en que el pronóstico de los sucesos es incierto."

foto del sitio alt1040.com
Pasaron pocos días de estas reflexiones, donde la naturaleza nos brindó una sorpresa que nos mantuvo pegados a las noticias,  para saber cómo nos iba a impactar el mega sismo de Japón del pasado viernes. Así como en el posteo anterior sostenía que para los chilenos de mi generación la palabra Tsunami es relativamente nueva, ahora conocemos un concepto nuevo: las salidas de madre de nuestro mar que tranquilo nos baña,   no sólo se producen a raíz de los movimientos de las placas en nuestro territorio sino que además tenemos que estar alertas a los sismos  en todo el Océano Pacífico. ¿cuántas marejadas y olas gigantes nos habrán golpeado duramente sin saber que  estaban  relacionadas con  terremotos producidos a miles de kilómetros, allá por las antípodas?

Mi colega Pablo Allard, responde en el mismo espacio editorial (10/03/2011) con contundentes argumentos, porqué el Estado debe asumir un rol importante, en el ordenamiento territorial del borde costero. Ojalá que esta discusión -que al parecer recién comienza- no se convierta en un diálogo de sordos entre arquitectos versus economistas.

Al menos hay tres aspectos en la discusión planteada que considerar: el primero es de orden filosófico conceptual, el rol que tiene que jugar el Estado y los privados en relación a la libertad de elección y asumir costos públicos o individuales. En síntesis el editorialista afirma  ¿ porque el Estado tiene que asumir el costo de la expropiación si el privado insiste en ocupar su espacio asumiendo el riesgo, toda vez que los tsunamis ocurren cada ciento cincuenta años?

En esta misma óptica, podríamos afirmar también, ¿porque el Estado asume costosisimas campañas  antitabaco, si el riesgo de fumarse un puchito lo asume cada ciudadano en forma libre e informada? o siendo un poco más exagerado, ¿para qué mantener policías que nos cuiden, cuando me puedo cuidar sólo sin exponerme a lugares peligrosos?

Constitución, 27 febrero 2010
Un segundo aspecto más práctico,  tiene que ver con las políticas públicas, la reconstrucción,  las normas sobre seguridad y tal vez lo mas importante, el sentido común: cómo voy a construir en el mismo lugar siniestrado, en el cual no solamente fueron  destruidas las viviendas levantadas con recursos privados, sino que además,  veredas, calles,  redes de alcantarillado, de alumbrado, árboles, comisarías, postas de primeros auxilios, escuelas, etc. infraestructura toda hecha con recursos del Estado.

Hay un tercer aspecto, que intenté explicar en la primera parte de este posteo, la semana pasada:. el de la oportunidad. Estamos en una etapa del desarrollo del país, donde hay algunos indicadores socio-económicos que nos empiezan a acercar al mundo desarrollado.
Hemos leído cómo adultos mayores, de otros países están eligiendo esta larga y angosta faja (a pesar  de los Tsunamis) para venir a vivir aquí sus últimos años. Vemos  año a año cómo mejoran los niveles de turismo externo y también con el aumento del PIB,  el turismo interno también crece.
Observamos que la estacionalidad de actividades turísticas se prolonga durante el año, surfing en pleno invierno en nuestras playas así como montañismo y senderismo en pleno verano.

Y para que decir  de actividades ligadas a turismo de especialidades como la observación astronómica, el científico,  los congresos internacionales, el eno-culturismo y tantas otras nuevas actividades que se me escapan.

A propósito de la reconstrucción tenemos que aprovechar la oportunidad para no sólo mejorar la seguridad de las personas y de la infraestructura,  sino que para re-pensar la integración de nuestro borde costero en una mirada estratégica y sustentable que posibilite y potencie estas nuevas actividades agregándole valor . Lo escénico tiene que ser un aspecto fundamental en este nuevo ordenamiento del territorio.

Esta gran tarea, no sólo es dominio de arquitectos y economistas, es de mucho mayor envergadura. Desde luego los políticos y todos los profesionales que sectorialmente tienen algo que decir al respecto, pero sobre todo, hay que considerar a la comunidad, si se  imponen políticas públicas sin considerar la opinión de éstos, se llegarán  a soluciones que no perdurarán (caso Chaitén)

Me ha impactado leer hoy día, en los balances de la emergencia vivida, que uno de los balnearios con mayor daño, provocado por este tsunami importado del fin de semana, ha sido Puerto Viejo en la costa de Copiapó.  En el posteo de la semana pasada ilustré esta irracional forma de uso del borde costero con una foto tomada allí  en un viaje de semana larga con mis hijos hace un año.En  esta precaria toma ilegal de terrenos,  el riesgo asumido fue de sus propios habitantes.

Más allá del riesgo tomado, no me cabe la menor duda que aquí hay varios otros actores involucrados, que no le "han puesto el cascabel al gato".  Todos sabemos que es una toma ilegal, ¿porqué se ha mantenido y crecido tanto en los últimos años? Felizmente, no hubo desgracias personales que lamentar, otra cosa hubiera sido si el  el tsunami ocurre en febrero o en enero.

Aprovechemos la oportunidad para ponerle fin a este campamento y    pensar cómo potenciamos y mejoramos la conectividad de todas esas maravillosas caletas de la costa de Atacama con la  desembocadura del río Copiapó y el interior de la tercera región.

lunes, 7 de marzo de 2011

Planificación Territorial y borde costero - Ese mar que tranquilo te baña

¿En qué estaría pensando Don Eusebio Lillo cuando escribía los versos de nuestra canción nacional? ¿Habrá sido de esos "futres" de tierra adentro,  que ocasionalmente fue a la playa y se emocionó con la belleza de un día tranquilo y soleado?

Mis recuerdos más antiguos se sitúan un día de enero cuando con mis padres y hermanos,  de vacaciones conocí el mar. Debo haber tenido tan solo tres o cuatro años y la angustia que sentí frente a esa inmensidad de un azul profundo confundiéndose con el cielo en el horizonte tan lejano, el machacar constante de las olas y los huiros de la playa del Papagayo, meciéndose casi en cámara lenta, me provocaron tanto susto que me pasé varios días sentado en la arena pero dándole la espalda al mar.

En Isla de Pascua, todos los moais o Ahus con grupos de moais, salvo uno que está al centro de la isla, también todos miran hacia el centro y ninguno hacia el mar, tal vez los anónimos  y ancestrales escultores rapanuis, con esta actitud intentaron protegerse de la furia del mar.

Todas estas reflexiones, la de la canción nacional, la de mis traumas infantiles y la de los moais mirándose el ombligo,  a raíz de un artículo que leí el fin de semana en Que Pasa, "La autopsia de una ola" donde se entrevista  a Marcelo Lagos el mayor experto en tsunamis de Chile.

El geógrafo entrevistado , está a punto de entregar al gobierno un estudio sobre que pasaría en distintas ciudades si ocurriera un nuevo maremoto. "Mas que prevenir la inundación, el objeto es salvar vidas" advierte.


lunes, 28 de febrero de 2011

¿Cual es mi oferta?

En los últimos cinco años de mi vida profesional, me convertí en un “experto” en esta disciplina nueva llamada, Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Llegué allí desde una posición, en la empresa donde trabajaba, Empresa Nacional del Pedtroleo (ENAP), de ejecutivo con responsabilidad en el Medio Ambiente. En la RSE, el aspecto ambiental, de una mesa de tres patas, es solo una de ellas, esta mesa es un sistema de gestión donde lo que importa no es saber cuánto gana una empresa sino cómo lo gana y para ello es clave efectuar lo que se llama “el triple balance”.

Hace algunos años, en las memorias de casi todas las empresas, el máximo ejecutivo normalmente expresaba que su misión era “la de maximizar el valor de éstas”. Hoy sería mal visto repetir la monserga, si esta va acompañada de la explotación de los trabajadores o el desprecio por la conservación del ecosistema en un momento del desarrollo de la humanidad donde se sabe todo; los ciudadanos tienen mayor conciencia de sus derechos y están cada día más y mejor informados a través de las redes sociales.
Las empresas llegan a la RSE a partir de ópticas distintas: algún autor las ha llamado “las tres C”,
  • Coerción
  • Conveniencia
  • Convicción
Estos conceptos no se dan en forma lineal, en las empresas sobre todo las grandes, se pueden dar estos tres estados en forma simultánea, la idea es que se transite de forma ordenada y creciente a la convicción, con el liderazgo a partir de sus gobiernos corporativos, los máximos ejecutivos y hasta el último de los empleados transmitiendo esta convicción a toda la cadena de valor, contratistas, proveedores, clientes, etc.

Esta convicción está fundada en que yo propietario no ocupo fuerza laboral infantil, o no dejo sindicalizarse a mis trabajadores o los discrimino por sexo o por creencias políticas o religiosas o contamino el medio ambiente, porque me lo impiden las leyes y normas sino porque yo estoy convencido que a través de mis valores, todas esas malas prácticas a lo único que conducen es al fracaso y al fin de la empresa. Todo empresario anhela que su empresa perdure en el tiempo y el círculo virtuoso consiste en que si a mí me va bien, también le tiene que ir bien a mis trabajadores, a los habitantes que viven cerca de mis instalaciones, los clientes tienen que quedar satisfechos, lo mismo que los proveedores, otra forma de llamar a este proceso es lo que se ha llamado “el desarrollo sustentable”

No pocas empresas llegan a este estado de convicción, después que la sociedad le ha impuesto severas cargas o penas debido a trasgresiones a diferentes normativas, sean estas ambientales, laborales o éticas, (Coerción). Muchas otras se dan cuenta que sus competidores están en el camino de la RSE y adoptan la herramienta por conveniencia. Hay muchos que creen que la RSE no es más que una buena campaña de Marketing o un lavado de imagen.

lunes, 21 de febrero de 2011

El Tam Tam del siglo XXI

¿Que tienen en común, las siguientes personas: Ben Alí, Hosni Mubarak, Silvio Berlusconi, Jacqueline Van Rysselberghe y Juan Roberto Julio? o para darle otra ayuda a algún despistado ¿le parece que hay alguna conexión entre los siguientes lugares: Túnez, Egipto, Italia, Región del Bio Bio y Zapallar?

Desde el destape del escándalo de los Wikileaks a fines del año pasado, este año 2011 tal como va, será probablemente recordado como el año en que las redes sociales han demostrado estar maduras para recoger los anhelos y demandas de la ciudadanía, a lo menos para poner de relieve lo que está subyacente y que las estructuras regulares o formales de una sociedad, no han podido enmendar, conductas humanas como la prepotencia, el abuso de poder, las injusticias, el enriquecimiento ilícito, el nepotismo, que provocan sentimientos de impotencia y de rabia que no encauzadas convenientemente, pueden culminar en espirales cada vez mas violentas.

La escala y el alcance de los ejemplos mencionados pueden ser muy dispares pero lo que los asemeja son los ciudadanos organizados reclamando por sus derechos al sentirlos vulnerados. Podrán ser 30 años de pesada dictadura o el agotamiento de un país que reclama a su jefe de estado, no estar a la altura de su investidura, persiguiendo adolescentes indocumentadas o el invento de creativas historias para conseguir fervor popular para eventuales candidaturas futuras o el cobro excesivo de los derechos a ser sepultado en el cementerio parroquial.

ágora ateniense
Internet es la herramienta de nuestros días que permite a los ciudadanos o stakeholders organizarse para reclamar por sus derechos. El tema no es nuevo. La plaza de Tahrir en El Cairo me recuerda el Ágora de los atenienses o La Bastilla en París en 1789.
Han habido revoluciones en la historia del mundo y no había Internet.
También está el Tam-Tam en la selva que pareciera ser tan eficaz como la mas sofisticada red de fibra óptica.

Si el derecho al reclamo o a saber o a informarse de lo que ocurre, es una característica del género humano y tan antiguo como fue la transición del Homus Faber al Homus Sapiens, ¿que hace distintivo y realmente interesante  la aparición de Internet, como vehículo de la insatisfacción de la sociedad?


lunes, 14 de febrero de 2011

Día internacional de los Humedales

El 2 de febrero recién pasado, se celebró en todo el mundo el día internacional de los humedales. Al revisar el concepto en google aparecen infinidad de notas y reseñas al respecto que a quienes nos interesamos por el tema nos debieran dejar mas que satisfechos, pareciera ser que en la agenda pública la conservación y protección de los humedales resulta ser de primerísima importancia.

Seamos optimistas y quedémonos con esta imagen. Desconozco alguna encuesta o estudio que establezca cuan informada está la población sobre que son los humedales, para que sirven, porqué hay que conservarlos y qué se celebra el 2 de febrero.

Sitio Ramsar Humedal Bahía Lomas (XII Región)
Vamos a lo primero, el día 2 de febrero de 1971 en la localidad iraní de Ramsar a orillas del mar Caspio se estableció el primero de los tratados modernos de carácter intergubernamental sobre conservación y uso sostenible de los recursos naturales, el nombre oficial del tratado, "Convención relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas", se le conoce mas comúnmente como la Convención de Ramsar, en recuerdo de la ciudad que le dio origen.

Estos ecosistemas se definen como: "Las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean estas de régimen  natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros".